lunes, enero 4

escondida en ese huequito entre tu cuello y tu hombro,











Me refugio en vos, porque me llevas a otro mundo, donde mis problemas vuelan sobre copos de algodón, lejos, bien lejos de acá. Y quizá se pierdan, como quizá no, pero a vos no te suelto, sos egoístamente mío, y no pido perdón. (por ser egoísta, ¿no?)


2 comentarios:

O. dijo...

Pudo suceder así: opalazon.blogspot.com

Azul Fourcade dijo...

así cómo?